Justicia para los vasallos de su majestad - Ebook | Editorial Universidad del Rosario
0

introduzca AND, OR, NOT para restringir los resultados de la búsqueda
 
A
(Por ejemplo, 330.12 a 500.45)
 
 
 
 

Justicia para los vasallos de su majestad

Administración de justicia en la Villa de San Gil, siglo XVIII
0 estrellas de 5(0 Calificacion(es))
Formato : PDF
Número de páginas : 300
Edición :1
Fecha de Publicación :2015
Disponible para :

$8.00

  Permanente     

Comprar libro en papel
 

Descripción del libro

Este estudio representa la historia de un aprendizaje. Un aprendizaje realizado a través de una investigación. Un estudio histórico sobre un fenómeno muy puntual, en una época particular. Así, en las páginas que el lector encontrará en este texto, se evidencia un proceso de indagación histórica, sus transformaciones y altibajos, pero también los fundamentos, ideas y conclusiones sobre el problema del funcionamiento de la administración de justicia en una villa de la monarquía católica en el siglo xviii. Es la historia de un problema fundamental para entender el gobierno que la monarquía hispana estableció en sus territorios americanos. Se trata de la administración de justicia en un poblado que perteneció a la Real Audiencia y Chancillería de Santa Fe, primero, y al Virreinato del Nuevo Reino de Granada o Virreinato de Santa Fe, después, en el siglo xviii. Entender cómo funcionaba la maquinaria de gobierno, en especial para la impartición de justicia, en este contexto específico, permite demostrar la forma en que operaba su orden jurídico y político, un orden jurisdiccional; la práctica concreta de instituciones creadas para su gobierno y las vinculaciones con las características estructurales de una comunidad o localidad específica; y saber el significado que adquiría la administración de justicia para la misma. El caso que sirvió de ejemplo para tratar los problemas referidos es el de la villa de San Gil. Ubicada en un territorio central del Virreinato de Santa Fe, surgió a finales del siglo xvii y conforme avanzaron los años, su población y economía se hicieron relativamente prósperas. San Gil, salvo un par de hechos relevantes, no fue una villa extraordinaria, por el contrario, resultó ser muy “típica”. Esto no resta importancia a su estudio, pues todas las épocas y todos los espacios son, en alguna medida, particulares y dignos de ser estudiados. Los historiadores acostumbramos a plantear las investigaciones en términos de lo destacable, de lo que resalta a simple vista del caso “interesante o especial. Aquí hemos apostado por plantear una investigación en términos de lo “normal”, si por ello entendemos lo que sucedía en el día a día.