La cocina de los venenos - Ebook | Editorial Universidad del Rosario
0

introduzca AND, OR, NOT para restringir los resultados de la búsqueda
 
A
(Por ejemplo, 330.12 a 500.45)
 
 
 
 

La cocina de los venenos

Aspectos de la criminalidad en el Nuevo Reino de Granada, siglos XVII - XVIII
0 estrellas de 5(0 Calificacion(es))
Formato : PDF
Número de páginas : 216
Edición :1
Fecha de Publicación :2015
Disponible para :
Leer en línea
 

Descripción del libro

Una mañana de 1756, en el pueblo de Tota, cerca de la ciudad de Tunja del Nuevo Reino de Granada, los lugareños se levantaron con una noticia impactante. En la plaza mayor del pueblo, entre humo y cenizas, se podían distinguir los huesos de una mujer y junto a estos, la calavera de un niño que, según los testigos, posiblemente aquella llevaba en su vientre. La mujer era Luisa Sancha quien, días atrás, había sido acusada de utilizar la yerbatería con fines maléficos y de valerse de su conocimiento sobre herbolaria para enfermar a varios vecinos del pueblo que acudían a ella para que los curara de las dolencias que sufrían. Un grupo de indios de Tota hizo correr por el pueblo el rumor de que Luisa y otras tres mujeres se valían de la yerbatería para hacer hechizos, motivo por el cual fueron linchadas, apresadas, torturadas y juzgadas, hasta que, como Luisa, murieron a manos de la turba que las acusaba. Un caso similar tuvo lugar en el pueblo de Nocaima, próximo a la ciudad de Santafé, cuando Gregoria Molina fue acusada de ser yerbatera y de haber envenenado a Antonia de León, al intentar curarla de un mal que tenía, dándole un ajiaco de ave. Al saberse la noticia, muchos de los vecinos del pueblo fueron llamados a testificar en el proceso que se abrió contra ella y declararon en su contra por haber hecho maleficios y causado la muerte a otros individuos. Como estos casos, en el Nuevo Reino de Granada hubo varios juicios criminales por envenenamientos producidos por el suministro de sustancias que, en principio, pretendían curar las enfermedades o que, por el contrario, se daban con el fin de causar la muerte de algunas personas. Estas situaciones desencadenaron pleitos entre médicos, boticarios, yerbateros y habitantes de los pueblos donde se hicieron las denuncias.