Reforma radical en el Estado de Santander, 1850-1885 - Ebook | Editorial Universidad del Rosario
0

introduzca AND, OR, NOT para restringir los resultados de la búsqueda
 
A
(Por ejemplo, 330.12 a 500.45)
 
 
 
 

Reforma radical en el Estado de Santander, 1850-1885

0 estrellas de 5(0 Calificacion(es))
Formato : PDF
Número de páginas : 366
Edición :1
Fecha de Publicación :2016
Disponible para :

$9.00

  Permanente     

Comprar libro en papel
 

Descripción del libro

Con solo 41 años de edad y después de ser candidato a la Presidencia por el Partido Liberal, secretario de Relaciones Exteriores y secretario de Hacienda del Gobierno de José Hilario López (1849-1853), Manuel Murillo Toro se enfrentaba por primera vez desde una región a la puesta en marcha del Gobierno del estado de Santander. A pesar de ser tolimense de nacimiento, su cercanía con varios políticos santandereanos y bogotanos y su natural liderazgo en el interior del grupo radical le permitió ser el primer presidente del recién creado estado de Santander en 1857. Como presidente del estado, fue el encargado de abrir sesiones de la nueva Asamblea Legislativa, el primero en firmar las nuevas leyes y en poner en marcha la nueva administración. Siempre tuvo clara la necesidad de adelantar lo más posible en las reformas políticas, debido a la debilidad política del ala radical del Partido Liberal y a la dura oposición de los conservadores. Sin embargo, las condiciones políticas a finales de 1857 eran sensiblemente mejores para los radicales que las que se dieron en los años anteriores, cuando las reformas radicales tuvieron su primera etapa. La Nueva Granada comenzó a transitar en un modelo federal de Gobierno con la expedición de la Constitución de 1853.2 Esta Constitución permitió la creación de los estados y, rápidamente, entre 1855 y 1857 se crearon ocho: Panamá y Antioquia fueron los primeros y en 1857 se fundó Santander; finalmente, una ley del mismo año creó cinco estados más: Bolívar, Cauca, Magdalena, Cundinamarca y Boyacá. Para los radicales la consolidación del modelo federal era un paso definitivo para que desde las regiones se impulsaran las reformas liberales. Santander era una primera experiencia de Gobierno territorial y los radicales contaban con la experiencia necesaria para ponerlo en marcha. Tenían muy claras las ideas que defenderían y los pasos que debían seguir para hacer un Gobierno reflejo de estas.